ARCHIVOS  C E I F A C   

          CENTRO DE ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS  DE CHILE  .  

Inicio Página Investigaciones 1  Investigaciones 2

Presuntos fantasmas en fotografía de Primera Comunión

Por: Eliseo Ibaca
Fotografía y colaboración: Rodrigo Bruna
Publicación: Diciembre de 2014



 

Durante años, la fotografía análoga jugó un papel fundamental en hechos importantes de la vida, como matrimonios, cumpleaños, bautizos y hasta funerales. Antes de la aparición de la fotografía digital, la fotografía análoga o de películas fotosensibles, era enormemente valorada, no solo por los movimientos artísticos, sino también por toda familia que pretendía plasmar y congelar casi mágicamente, momentos alegres y no tan alegres de su existencia.

Una de sus valoraciones, fue el hecho de su limitado proceso de duplicado y los costos de producción, actividad que en la actualidad está obsoleta, ya que la era de la digitalización, los duplicados fotográficos son instantáneos e ilimitados. En un comienzo, las películas fotosensibles al color eran escasas, y si existían, eran bastante costosas para las familias comunes. Por esta razón, las primeras fotografías antiguas, eran en su mayoría, en blanco y negro, y en algunos casos, con sutiles tonos sepia.

Imagen 1: Película o negativo fotográfico. Cada recuadro era sometida a una exposición fotográfica.
Fuente: Internet
 


Fotografías fantasmales

En el campo de lo paranormal, la fotografía  de películas fotosensibles, también ocupó un papel importante. Esta fue una de las primeras herramientas utilizadas por el investigador paranormal, sobre todo en la etapa del Movimietno Espiritista de finales del siglo XIX, donde este recurzo técnico, se utilizaba para captar la imagen errática de un “fantasma” (fenómeno conocido como fantasmogénesis). También se utilizaba para demostrar la existencia del “ectoplasma”, dudosa sustancia viscosa de tonos blancos, que presuntamente aparecían del cuerpo de una médium en sesiones espiritistas. En otras ocasiones, las fotografías de “fantasmas” eran fortuitas, impredecibles, apareciendo de manera accidental, en el recuadro fotográfico de un retrato, una ceremonia o cualquier hecho importante que se deseaba congelar.

Si bien muchos de estas "fotografías fantasmales" resultaron ser trucos, fraudes o efectos fotográficos, muchos otros casos permanecen aún sin explicación.

La fotografía que presentamos a continuación, podrían ser un claro ejemplo de estos imprevistos y accidentales “fantasmas” (ver imagen 2).

Imagen 2: Fotografía análoga de Teresa de Jesús Olabarría en su Primera Comunión.
Fuente: Rodrigo Bruna

 

Esta fotografía, fue  escaneada y compartida por Rodrigo Bruna para su estudio.  Fue tomada alrededor del año 1945 en la ciudad de Los Andes, quinta región de Chile. Según nuestro amigo, fue tomada en un estudio fotográfico de aquella ciudad. Como se puede observar, en la imagen central, podemos  ver claramente el retrato de una niña (Teresa de Jesús Olabarría, abuela de Rodrigo.),  con su tradicional vestimenta ceremonial de su Primera Comunión (1).

La Pimera Comunión, es uno de los tantos rituales sacramentales de la Iglesia Católica, por medio del cual una persona, generalmente niños entre siete y doce años de edad, participan por primera vez del sacramento de la Eucaristía recibiendo la Comunión (recibir el cuerpo y la sangre de Jesucristo de manera simbólica). En este sacramento, se viste a la niña con trajes blancos, simbolizando la pureza. Sobre la cabeza, suele colocarse una pequeña corona de flores, tal como se observa en la fotografía que estamos analizando.

Hasta acá nada extraño, sin embargo, si observamos detenidamente la fotografía, al fondo en la parte superior izquierda, aparece la enigmática y no menos tétrica figura de una mujer con un niño en brazos, quien según nuestras pesquisas y los datos que nos entregó Rodrigo, no es reconocible por ningún miembro del grupo familiar (ver imagen 3).
 



Imagen 3: Detalles y filtros
Fuente: Archivos CEIFAC

 

Buscando explicaciones

La imagen del punto de vista gráfico, es bastante interesante para explicar el fenómeno de los SNI (sujetos no identificados), más conocidos como "fantasmas fortuitos”, sin embargo, y en un análisis crítico de caso, también es necesario mencionar la posibilidad de un accidente fotográfico.

Dentro de los accidentes fotográficos más comunes en la época de la fotografía antigua, figura la doble exposición o doble imagen, producto quizás de una falla técnica en la cámara fotográfica al momento de correr la película fotosensible (2). Suponiendo que los presuntos fueran una doble exposición, se trataría entonces de una fotografía retrato tomada anterior a la fotografía de la niña dentro de la misma película fotosensible.

Para comprobar esta explicación, es necesario revisar los negativos completos, de esta forma, verificar si en el recuadro anterior de la fotografía de la  niña, figura esta “mujer con el niño”. Lamentablemente este experimento es imposible, debido a la antigüedad de la fotografía, ya que no contamos con los negativos, ni menos sabemos quién o en que estudio en concreto se realizó.

Imagen 4. Doble exposición. En la actualidad es utilizado como recurso artístico. Antiguamente fue recurso para crear fraudes de fantasmas o solía aparecer accidentalmente.
Fuente: Internet

 



La otra explicación, es que tratándose de un ambiente católico, la imagen de la “mujer y el niño”, podría corresponder a un cuadro de María y el Niño Jesús, pintado sobre un gran cuadro situado en la pared del salón. Esta explicación resulta ser más convincente si analizamos los elementos circundantes de la fotografía, podremos notar en un sector de la imagen, lo que podrían ser parte del marco del cuadro (ver imagen 5).

Imagen 5: Supuesto marco del cuadro
Fuente: Archivos CEIFAC

 

Aun así, la explicación del cuadro no resulta del todo convincente, ya que de existir un cuadro, se destacaría más en la fotografía, como el cuadro del paisaje situado atrás. Por otro lado, la fisónoma de los personajes no se asemeja en nada a María y Jesús ni a un cuadro de este tipo conocido.
 


Conclusiones del caso

Si bien, la explicación del cuadro podría ser la más cercana, no nos cerramos a la posibilidad de que se trate de un fenómeno de “fantasmogénesis”. Es por eso, que es necesario contar con más antecedentes, como testimonios de familiares y una inspección en el sector donde fue tomada la fotografía, lo cual nos resulta imposible, debido a la antigüedad de esta.

A no contar con más datos, esta interesante imagen  la categorizamos como POSIBLE y quedará guardada en los enigmas de nuestros archivos.

Agradecimientos a Rodrigo Bruna y familia


Referencias:


(1) Sacramento de la Primera Comunión
http://www.olebebe.com/2011/11/23/el-verdadero-significado-de-la-primera-comunion/


(2) Sobre la doble exposición fotográfica ver http://www.fotonostra.com/glosario/doblexposicion.htm

Libro consultado: 

Rosa Insua. (1980). Mito y realidad de los fantasmas. Ediciones Uve, Madrid



Copyright ©  CEIFAC