C E I F A C   

  CENTRO DE ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS DE CHILE 

Inicio Página Regresar Investigaciones

 

 Investigación Paranormal
Cementerio de Gatico, el pueblo maldito
Parte 1
 


Investigación: Eliseo Ibaca, Jeannette Juárez
Redacción: Eliseo Ibaca
Fotografías: Archivos CEIFAC
Enero de 2013
Publicación: Febrero de 2013

 


Crónica de un pueblo maldito

Al norte del histórico puerto Boliviano de Cobija y al sur de la actual ciudad de Tocopilla, se alberga lo que en el pasado fue un activo poblado industrial y puerto minero, nos referimos al abandonado pueblo de Gatico. Entre las mineras  históricamente más destacables, encontramos las minas de cobre del Toldo y la de Meunier (1). En la actualidad, de las minas solo quedan sus ruinas...

El terremoto de Tacna de 1868 afectó gravemente las viviendas de Gatico, luego fue la peste amarilla de 1869 (2) quien acabaría con gran parte de la población, especialmente con niños de corta edad. Aun así, este puerto minero continuó creciendo bajo la soberanía Boliviana durante varios años más.

En el año 1877 un fuerte terremoto y posterior maremoto azotó al actual norte de Chile, afectando a los pueblos y puertos mineros que se sostenían por todo sector como Tocopilla, Cobija, Antofagasta y Gatico. Según el historiador Isaac Arce: "En las poblaciones mineras de Punta Blanca y Gatico, se reportaron más de 200 muertos por la salida de mar de 1877, derrumbes de cerros y minas que se sentaron”. (3). Luego de la guerra del pacífico en 1879, estos territorios pasaron a ser parte de la soberanía Chilena, juntos a otros territorios de renombre como Tocopilla y Antofagasta, en el auge del oro blanco (salitre).


Auge y ocaso de Gatico

En 1914 este pueblo adquiere mayor importancia y desarrollo bajo la soberanía chilena, continuando con su función de puerto minero e industria de fundición, contando con una creciente población, servicios y centros sociales, tal como un teatro y un periódico local. Fue en ese tiempo que Thomas Peddar, gerente de la mina El Toldo, construye la casa de administración (4), una majestuosa arquitectura de estilo europeo, de pino oregón y hormigón, que por más de 20 años ha resistido nuevos movimientos sísmicos y el saqueo de personas inescrupulosas que roban sus vigas y columnas. Sin duda, la casona de administración es vestigio de un pasado lleno de historias y sucesos, digna de considerarse un patrimonio de Chile.

Imagen 1. Gatico en 1916
Fuente: Archivos CEIFAC

Desconocemos totalmente como un pueblo con un desarrollo moderadamente bueno haya terminado en lo que hoy es Gatico, un pueblo destruido y abandonado. Uno de los últimos antecedentes de destrucción en Gatico, fue el aluvión de 1940 (5) que destruyó gran parte de las viviendas de Gatico y la mina del Toldo. La seguidilla de catástrofes naturales y el ocaso de la producción minera de inicios del siglo XX, tuvieron como consecuencia que gran parte de la población emigrara a Tocopilla, quedando Gatico prácticamente en el olvido.



El cementerio de Gatico

En la actualidad, a un costado de la carretera y al norte de la Casona y las ruinas mineras, permanece “muerto” el cementerio de Gatico, la ciudad maldita, cementerio donde permanecen los únicos habitantes que no abandonaron su pueblo...

Imagen 2. Cementerio de Gatico
Fuente: Archivos CEIFAC

Imagen 3. Jeannette  Juarez junto a un mausoleo saqueado
Fuente: Archivos CEIFAC

 

El cementerio posee una extensión de no más de 30 metros cuadrados, lo cubren tumbas, animitas y mausoleos familiares en su mayoría saqueados y abandonados por inescrupulosos que buscaron en los muertos joyas y cualquier objeto de valor enterrado junto a los cuerpos. La verdad que este cementerio no tiene descanso, la imagen del cementerio abandonado es casi deprimente. En varios sectores se observan especies de túmulos funerarios tan solo acompañados de una cruz y una pequeña descripción del difunto, pasar sobre el lugar en donde enterrado está el difunto es tan fácil como quien pisa el jardín de su casa. Lo otro llamativo del cementerio es la gran cantidad de tumbas de niños de corta edad, posiblemente víctimas de la fiebre amarilla o de otras pestes que también hicieron visita en el norte de Chile como lo mencionamos anteriormente.
 


Historias de fantasmas

Sin duda un lugar como esto no está ajeno de historias y leyendas de fantasmas y de extraños fenómenos, sobre todo cuando se trata de un centro urbano activo y con gran productividad. Entre tales historias figuran las apariciones de oscuras sombras y figuras que han sido vistas salir del cementerio por las noches.Según antecedentes recopilados por el investigador Guenny Veras quien ya había realizado un trabajo en terreno meses antes (6), nos narró una de las historias que el archiva. “En una tarde de verano, un grupo familiar quedó en pana en el costado del cementerio. Mientras un integrante del grupo viaja a Tocopilla a buscar auxilio, el grupo que permanecía en el vehículo observa extrañas formas oscuras, más bien bultos que salían del cementerio como almas en pena. Cuando el integrante que había ido en busca de ayuda en Tocopilla vuelve al lugar, se percata que el vehículo se encontraba metros más arriba no muy lejos de una vivienda, con los neumáticos prácticamente destruidos. Los atemorizados testigos no dudaron en alejarse del sector, sin darle importancia a que los neumáticos estaban pinchados, partieron igualmente el motor del vehículo”.


Estas historias y tantas otras que archivamos en nuestras bitácoras, nos hicieron realizar una investigación de campo nocturna pionera en el cementerio de Gatico, ya que no existen archivos de agrupaciones que hallan realizado una visita nocturna al lugar. Seríamos los primeros en visitar de noche el cementerio y posteriormente la casona de la cual relataremos la experiencia en un segundo informe.

 
Investigación en terreno

Nuestro equipo de investigadores de campo conformado por Guenny Veras, Jeannette Juárez, José Mujica y Javier Lamas, visitamos de día el cementerio, comprobando empíricamente el abandono del cementerio y las muchas tumbas saqueadas incluso profanadas. Por la noche volvimos al sector alrededor de las 21:00 hrs. ingresando al recinto con cámaras fotográficas y de video, con la intención de lograr captar alguna imagen que nos pareciese anómala, es decir, registrar la presencia de algún fantasma o espíritu que merodease las tumbas. Otra actividad realizada fueron las psicofonías, aunque el lugar no era apto para dicha actividad, ya que el estar al costado de la carretera dificultaba enormemente nuestra labor, debido al ruido de los motores de camiones y buses.

Imagen 4. Eliseo Ibaca en visita nocturna al cementerio
Fuente: Archivos CEIFAC

Caminando por el sector, no faltaban las sensaciones que nos invadían el cuerpo. La sensación de que nos observaban o que nos seguían no era ajena esa noche, sim embargo, no debemos dejar fuera que muchas de estas sensaciones son autosugestionadas y no son del todo objetivas. El miedo no es ajeno para quien se interna en un mundo lleno de cadáveres enterrados en un pueblo prácticamente maldito.

 

¿Voces de ultratumba?

Ya pasadas las 22:00 de la noche, un hecho paranormal llamó nuestra atención. En el centro del cementerio, Guenny se encargaba de realizar psicofonías e iba la cabeza del grupo, mientras Jeannette y José lo seguían al centro mientras que yo me encontraba más atrás preparando la cámara de video. Afuera del cementerio nuestro compañero Javier, nos esperaba en la carretera provisto de un radio en caso de cualquier imprevisto...

Imagen 5. Jeannette y José Mujica, testigos de una extraña voz
Fuente: Archivos CEIFAC

 

Cuando nos dirigíamos a una tumba perteneciente a una niña (posiblemente de buena clase social, ya que su tumba destacaba por sobre las demás en material y decoración), sucedió un hecho extraño. Parte de nuestro equipo logró escuchar una extraña voz que provenía del costado norte del cementerio. Según Jeannette y José, al pasar por la tumba de aquella niña que destacaba sobre las demás, escucharon una voz femenina de una niña o mujer con un tono lúdico. Ambos fueron testigos de aquella voz testimonio que se relata en el material audiovisual que editamos. “Estábamos cerca de la tumba de la bebe de la guagüita que tiene la tapa abierta del sarcófago... Era como una niña, como una risa, una voz pero de niña” comenta Jeannette mientras José Mujica corrobora el relato.

 

Extrañas variaciones de temperatura

Tras discutir esa experiencia, continuamos con la ronda nocturna en el cementerio, esperando nuevamente percibir “extrañas voces”. Cuando nos dirigimos al sector de las tumbas de niños, un aire bastante denso y tibio se hizo presente en el lugar, al punto en que incomodó bastante a José y Jeannette, quienes al parecer sintieron que el aire no era del todo puro, optando por retirarse del cementerio y juntarse con Javier con quien manteníamos comunicación por radio. Junto con Guenny Veras continuamos con la ronda en la parte posterior del cementerio, con quien de igualmente percibimos extraños cambios de temperatura que iban de una tibieza casi asfixiante, a zonas bastante frías. Estas variaciones de temperatura eran fuertemente marcadas a pocos metros entre si llamando nuestra atención en varias oportunidades.

Minutos más tarde, José y Jeannette volvieron al cementerio ya menos agitados y retomamos nuestra caminata, esta vez nos dirigimos nuevamente al sector donde nuestros compañeros percibieron aquellos sonidos. En el lugar, realizamos algunos experimentos utilizando un péndulo de cuarzo, elemento utilizado para poder sentir las energías de un lugar...

Ya bien entrada la noche, terminamos nuestra actividad en el cementerio, salimos del recinto para reunirnos con Javier, nuestro compañero de equipo que monitoreaba el sector desde la carretera. Nuestro primer objetivo ya estaba cumplido, ahora nos dirigíamos hacia la misteriosa casona de administración ubicada junto al mar, ahí acamparíamos durante todo el resto de la noche…

 

 

Imagen 6. Equipo CEIFAC en el cementerio de Gatico
Fuente: Archivos CEIFAC



Referencias

(1) Arce R. Isaac, (1930) Narraciones históricas de Antofagasta. Páginas 27 y 58

(2) Ver capítulo VIII del texto: Narraciones históricas de Antofagasta.

(3) Arce R. Isaac, (1930) Narraciones históricas de Antofagasta. Página 357

(4) Damir Galaz-Mandakovic (2011) Reivindicación del Patrimonio Tangible de Tocopilla. Páginas 167 y 168

(5) Ver Aluvión de Tocopilla  de 1940 en http://tocopillantiguo.blogspot.com/2011/08/un-catastrofico-aluvion-se-produjo-hace.html

(6) Ver primera visita diurna de Guenny Veras en Gatico en http://www.youtube.com/watch?v=IjgE-uXVJtM

 

Anexo

Material audiovisual "cementerio de gatico, el pueblo fantasma"



Copyright ©  CEIFACS