C E I F A C   

          CENTRO DE ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS  DE CHILE  .  

Inicio Página Investigaciones 1  Investigaciones 2

“El Castillo de Hualqui”
Vestigios de una leyenda local
Parte 1
 

Investigación y redacción: Eliseo Ibaca
Colaboración: Jeannette Juárez
Fotografía: Archivos CEIFAC
Publicación: Julio de 2015



Historias de campo

En las afueras de la comuna de Hualqui, tranquila localidad ubicada al borde del rio Biobio, a 24 km de Concepción, se alberga una de las leyendas más escalofriantes de la zona. Lamentos nocturnos, ritos al “cornudo”, el fantasma de una niña, son algunas de las historias que rodean una monumental construcción conocida como la “casa embrujada” o el “castillo de Hualqui”, nombre atribuido a su enorme estructura y dos torres que algún día tuvo (ver imagen 2).

La fuente de esta leyenda, tan solo la tenemos en un capítulo escrito en el libro: Leyendas y tradiciones de la República de Hualqui, escrito en el año 1994 por el profesor de Historia e investigador de la cultura local, Luis Hernán Espinoza Olivares, el cual recopila en esta obra, las principales leyendas de la comuna de hualqui y sus localidades aledañas (1).

A continuación, citaremos textualmente esta leyenda, extraída directamente del libro de Luis Espinoza:

“Según cuenta la gente, sus dueños eran ricos e influyentes y no faltó quien comentara que aquella riqueza provenía de un pacto que tenían con el demonio, el que a cambio de las almas de la servidumbre, se comprometía cada año en entregar una gran fortuna. Pasó el tiempo y la servidumbre se acabó. Ya nadie quería trabajar como sirviente en aquella casa. Fue entonces que el demonio le solicitó al dueño su única y hermosa hija que aún permanecía sin casarse. Nadie sabe lo que aconteció después, y de un día para otro la casona fue abandonada. Algunos vecinos que han pasado por los contornos durante las frías noches de invierno, a eso de la medianoche, aseguran haber visto pasear por la vieja casa a la bella hija solicitada por el demonio enteramente vestida de novia. También dicen que bajo la casona existe un oscuro subterráneo desde donde se escuchan cada noche extraños ruidos. Tal vez son los lamentos de la infinidad de almas que se llevó el demonio alguna vez y que hoy rondan junto a la bella novia por los oscuros rincones de esa casona que hoy está abandonada...al parecer”.
 

Imagen 1 Ilustración de la casona
Fuente: Leyendas y tradiciones de la República de Hualqui
 


Indagando en internet, no encontramos mayores antecedentes respecto a esta leyenda ni tampoco su fecha de construcción y el nombre de la familia o del dueño de la casona. Tan solo encontramos algunos relatos de Hualquinos, los cuales relataban sensaciones de miedo y uno que otro ruido al pasar de noche por la tétrica casona ubicada en el camino que conduce al pueblo de Quilacoya (2).

Las imágenes de esta construcción también son escazas. Además de la ilustración que figura en el libro de Luis Espinoza, existen otras subidas en un antiguo fotolog y un blog de crónicas y leyendas de la zona, la cual entrega otro antecedente importante que alude a un incendio que puso fin a gran parte de su construcción (3).

 

Imagen 2 Fotografías de la parte frontal de la casona
Fuente: Internet



La causa del incendio también permanece en el misterio. Lo único que logramos descubrir, fue que posiblemente este incendio sucedió después del año 2009, ya que al buscar imágenes satelitales del Google Earth, se observa a la casona aún con gran parte de su estructura (ver imagen 3).


El terremoto del año 2010, posiblemente habría terminado de destruir el resto de la construcción.
 

Imagen 3 Vista aérea de la casona
Fuente: Google Earth


 



Una imponente construcción


Según las imágenes, la casona poseía una fachada de estilo colonial, con un típico techo sujeto de pilares. La altura de la casona y de los ventanales también hacen referencia a este estilo arquitectónico, sin embargo, el techo no parece haber sido de tejas y las dos torres son más bien características del estilo neogótico, así lo demuestran la presencia de los pináculos (techo de la torre), terminados en un chapitel, especie de ajuga similar al mástil de una bandera.

Más a la entrada, dos columnas de concreto y piedra daban paso a lo que fue la entrada principal, que conduce al antiguo camino que lleva a la localidad de Quilacoya, en la actualidad, paralela a la ruta del tren. En la parte trasera, nuevas habitaciones más pequeñas acompañan la fachada principal, rodeadas de unas modernas panderetas posiblemente delimitando la propiedad o sus actuales dueños.

 

Imagen 4 Vista trasera de la casona
Fuente: Internet



Finalmente nos llama la atención la figura imponente una vieja palmera rodeada de un círculo de arbustos que posiblemente delimitaban un hermoso jardín. La presencia de las palmeras en los jardines antiguos, eran símbolo de poder y aventura de quienes retornaban a Europa con fortuna obtenida en américa (4) . En este caso, quizás tan solo un elemento decorativo.

Todo lo anterior hace referencia a que esta construcción es más bien de estilo ecléctica, es decir, una mezcla elementos de diferentes estilos y épocas de la historia del arte y la arquitectura (5)

 



Viaje a Hualqui.


En el verano de este año 2015, con la intención de estudiar en terreno algunos reportes de avistamientos OVNIs ocurridos en Hualqui a orillas del Biobio, aprovechamos la oportunidad de ir también en busca del “castillo de Hualqui” y realizar una investigación en terreno para corroborar lo dicho en la leyenda.

Tomando como referencia algunos datos extraídos de los sitios de internet y consultando a lugareños, dimos por fin con el lugar, tas caminar unos 20 minutos del último paradero en el sector sur de Hualqui.

Para nuestro asombro, justamente para llegar al lugar de las presuntas luces nocturnas del Biobio, fue necesario pasar por un costado de la casona, lo que nos brindó el tiempo suficiente para observarla y realizar una serie de registros fotográficos.

Lamentablemente, la casona está rodeada de una frondosa vegetación, zarza mora con espinas y gruesos matorrales que hace imposible el ingreso. Pese a los esfuerzos de tratar de ingresar, la naturaleza que de alguna forma “protegía” esta construcción, impidió que ingresáramos al interior de la casona, teniéndonos que conformar tan solo con unos registros fotográficos
 


Registros fotográficos:

 

 



Notable deterioro.


La llamada “casa embrujada de hualqui” o “el castillo”, justamente se encontraba sin habitantes y en el total deterioro. Sus “torres” pináculos ya destruidos, tan solo conservando su fachada y las dos columnas que se encontraba en la entrada junto al camino. Lo otro que se conserva, es la monumental palmera en su parte frontal, rodeada de una extensa vegetación.

No escuchamos ningún gemido ni grito, tampoco la figura de un fantasma, solamente un profundo sentimiento de abandono y tristeza rodeada de una indómita vegetación, acompañaba lo que en el pasado reflejo el poderío social de una familia Hualquina.

¿Cuantas historias se tejieron entre esos altos muros y esos extensos jardines? ¿Por qué razón estas ruinas aún permanecen en el total olvido? ¿Quién habito lo que algún día fue una hermosa obra arquitectónica? ¿Qué hay de cierto en las historias de ritos y sacrificios?

Las respuestas a nuestras interrogantes no las obtuvimos en esta primera visita, pues era necesario seguir indagando en la leyenda del “Castillo de Hualqui”.

 


 


Referencias:

(1)  Autor de la leyenda http://www.memoriachilena.cl/602/w3-propertyvalue-142277.html

(2) Algunos testimonios http://www.portalnet.cl/comunidad/cementerio-de-temas.635/196104-supuesta-casa-embrujada.html

(3) http://leyendashualquinas.blogspot.com/2012/08/el-castillo-o-la-casa-embrujada.html

     http://www.fotolog.com/breebaa/48755173/

     http://www.munihualqui.cl/index.php?link=330&subpagina=1211300606


(4) La palmera como símbolo de poder y aventura en Europa http://es.paperblog.com/la-palmera-y-la-casa-del-indiano-326582/


(5) Sobre la arquitectura estilo ecléctica https://es.wikipedia.org/wiki/Arquitectura_ecl%C3%A9ctica


 



Copyright ©  CEIFAC