C E I F A C   

          CENTRO DE ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS  DE CHILE  .  

Inicio Página Archivos novena región  Archivos Ceifacs

Caso el niño de Choshuenco

En el año  1996, en la pequeña localidad de Choshuenco, surge la noticia de que un pequeño niño de 13 años, que decía estar en contacto con seres extraterrestres. Rápidamente, esta noticia llegó a oídos del periodista del Diario Austral de Temuco Pablo Sandoval , quien se traslada con su equipo a la zona y gracias a la colaboración de los profesores del niño, logra entrevistarlo y publicar el día domingo  29 de septiembre, dos planas completas en torno a tal impactante caso.

A continuación, presentamos una transcripción de la fuente original, recopilada por el investigador Victor Toloza de CEIFAC Temuco.


Los fantásticos relatos de menor han causado conmoción

Asegura tener contactos con extraterrestres

Por: Diario Autral de Temuco
29 de Septiembre de 1996
Pablo Sandoval  J
 

Conmocionados por las fantásticas revelaciones de un menor que asegura tener contactos con seres extraterrestres, se encuentran los habitantes de la apacible localidad de Choshuenco, ubicada en la comuna de Panguipulli, plena zona cordillerana de la X región.

Quienes viven en este  hermoso lugar, que está a los pies del volcán Choshuenco y a orillas del lago Panguipulli- en la provincia de Valdivia- han perdido en cierta forma la tranquilidad a la que están habituados, por los maravillosos relatos del niño, que ya se ha vuelto un “personaje" conocido, pero extraño para muchos. Lo anterior porque no sólo allí, sinó en cualquier lugar, no es normal que alguien comience a hablar sobre situaciones que parecieran sacadas de una película d ciencia ficción, como si se tratase de un hecho verdadero. Lo que más llama la atención de quienes han conocido el caso, es que el protagonista, además de ser un niño aparentemente normal, ha vivido gran parte de su vida “perdido” en la montaña- su hogar está en el sector de Alto Neltume, a 30 kilómetros de Choshuenco- y sólo con la compañía de sus ancianos abuelos. Otro hecho digno de considerar es que el menor, además de contar la historia como si fuese real, entrega más encima una serie de detalles que asombrar por el conocimiento que demuestra sobre el tema. ¿De dónde sacó la historia? ¿Cómo la construyó con tanto detalle?, si en su humilde hogar no hay libros y el único contacto que tenía con el mundo exterior sólo era una antigua radio a pilar. ¿Gran imaginación? ¿Está enfermo? Por lo menos el tema da para pensar…

 

 

 La rinconada

Evaristo Amollado Agüero tiene 13 años y cursa el séptico básico en la escuela- internado la Rinconada de Choshuenco. Prácticamente desde que nació se crió con sus abuelos maternos, porque su madre viajó a trabajar a Santiago y su padre  no lo conoció. El asegura que estos contactos no son sólo de ahora sinó de algunos años atrás. “Lo que pasa, nos dijo, es que yo estaba un poco asustado por todo esto.  No hace mucho se lo conté a una persona adulta en la que confié, pero él se puso a contarlo y me traicionó”. Aunque parezcan fuertes, fueron éstos los términos que él utilizó en la conversación que sostuvimos. Obviamente, su forma de expresarse también llamada la atención porque, además de ser coherente, utiliza un lenguaje (como diría un entendido) culto-informal. Sobre las bromas que {el relata asegura que no le molestan, porque también entiende que no le crean. Es más, por lo que observamos en la escuela, su actitud es más bien la de una persona que desea pasar desapercibida. En ningún momento vimos nada que nos hiciese pensar que quería llamar la atención. Y, por suerte, los demás niños parecieran entenderlo así  porque para ellos Evaristo sigue siendo el compañero y amigo  de estudios y juegos, más  allá que él desde hace un tiempo haya comenzado a contar estas fantásticas historias.

El niño cuenta su historia como si se tratase de un hecho real. Una de las cosas que llama la atención es la similitud de su relato con lo que señalan los expertos.

 

Aparato redondo 

No fue fácil que nos entregara su relato Ni siquiera la grabadora ni las modernas máquinas fotográficas de nuestro reportero gráfico le llamaron la atención. Pero finalmente, y gracias a la ayuda de un profesor, accedió a conversar.

Él dice que todo comenzó cuando tenía once años. Estaba en la casa y salió a jugar a un bosque que está cerca de su hogar. En eso estaba cuando detrás de unos árboles vio algo así como un helicóptero (se decía hace  un tiempo que en esa zona había escuelas de guerrillas, por lo que era habitual que helicópteros militares sobrevolaran la zona). El aparato había aterrizado en un claro de la montaña y él se aproximó para mirar más de cerca. Nos confidenció que quería verlo en el suelo, porque solo los había visto pasar volando. Hasta ese momento para él todo era relativamente normal. No sentía miedo ni nada especial, sólo curiosidad. Pero al acercarse más, la situación cambió en forma radical, porque lo que vió le era absolutamente desconocido. "Era un aparato medio redondo, que no tenía esas cosas que tienen los helicópteros arriba (las hélices). Además tenía un montón de luces de varios colores que le salían por unas ventanillas”, señala.

 Hombres con antenas

Evaristo cuenta que lo primero que hizo fue tratar de arrancar” Pero se me tulleron las piernas y me quedé como paralizado. Tampoco podía gritar y cuando me di vuelta me fije que dos hombres venía caminando hacia mí” .Dice que estas “personas” no le hablaron y que lo tomaron de los brazos, llevándolo hasta el interior del aparato. “Allí, ellos conversaban en un idioma que  yo no entendía, agrega. Luego, a la fuerza me hicieron tomar un remedio y casi altiro estos hombres comenzaron a cambiar. Se veían más chicos y ya no eran como los humanos, porque tenían otro cuerpo y la cabeza era como un triángulo con dos antenitas, pero no me dio miedo. Ellos me explicaron que habían hecho eso (mostrarse como humanos) porque si se hubiesen presentado como son, yo podría haber muerto del susto. Me dijeron también que yo era elegido, porque ellos sabían que iba a quedar solo. Me tendieron en una cama, como los doctores, y me empezaron a revisar. Despúes me pusieron unas cosas, pero no me dolía. De ahí cerraron la puerta y la cosa, que adentro tenía varios aparatos con botones, parece que empezó a volar”

 Otro planeta

Evaristo segura que conoció el hogar de estos seres y que ellos le dijeron que quedaba a 33 trillones de kilómetros de la tierra. “es como un gimnacio y adentro habitan varias casas" afirma. Agrega además que le pusieron unas cosas dentro del cuerpo, pero que a él no le molestan. También dice que el planeta se llama “Wirllower” (así lo pronuncia) y que ellos ahora son sus amigos, pero que con los que “más conversa” son Antenia”, “Ruyer”, “Truenqui” y “Bresqui”. Otro de las cosas que dijeron, añade, es que no son los únicos y que hay otros extraterrestres, pero que no son buenos. El pequeño, en su relato, sostiene que está siempre en contacto con estos seres y que ellos lo protegen, pero que parece que nadie más puede verlos, porque él ha tratado de mostrárselo a algunas personas, incluso su abuelo (su abuelita falleció hace un año9, pero que no los ven.

¿Real?, ¿Falso?, ¿Está enfermo Evaristo?, ¿Su imaginación es mayor a la de otros niños? Nosotros no nos pronunciamos, sólo nos limitamos a transmitir un relato que ha causado inquietud y lógica preocupación entre profesores, apoderados y en general, en casi todos los habitantes de la apacible localidad de Choshuenco

 

 

 

Los vecinos tienen opiniones encontradas sobre el tema

Choshuenco se “dividió”


Encontradas opiniones han generado los “maravillosos” relatos del pequeño Evaristo Amollado, entre sus coterráneos de Choshuenco. Algunos derechamente creen que el niño está enfermo y en el mejor de los casos que lo que afirma son cosas lógicas de su edad. Otros en cambió, estiman que el meno no miente y que sus relatos corresponden a situaciones verdaderamente él vivió. Profesores de la escuela en la que estudia, señalaron que en realidad ellos son un poco incrédulos ante este tipo de situaciones, pero que no pueden negar que hay cosas que, por lo menos, los han dejado meditando.

Entre estas últimas, un maestro se refirió a lo sucedido hace unas semanas cuando un vecino de Choshuenco (que trabaja en una empresa internacional y que venía llegando de China), al enterarse de lo sucedido, se interesó en el caso y concurrió junto a otra persona a conversar con el niño. “Traían una cámara filmadora, pero no hubo forma de hacerla funcionar, pese a que este señor decía que la batería estaba recargada. A mí lo que me sorprende, añadió, es que Evaristo se me acercó y me dijo que no quería conversar con esa gente y que les iba a descargar la batería”. El docente agregó que estas personas volvieron más tarde y que traían cables para conectar la cámara a un enchufe. Ahí que todo funcionó como se esperaba pero de todas formas la filmación salió con interferencias.

Situaciones similares

Así como estas, hay otras situaciones similares, que sin embargo, cuesta que sean contadas.Antonio Hormazábal, el vecino que grabó con su cámara a Evaristo, nos señala que estima que el niño no miente. Por la cantidad de detalles que entrega al menos resulta difícil que se los haya aprendido en alguna parte, indicó.

 Antonio Hormazabal sufrio un pequeño "percance" con su cámara filmadora,
cuando concurrió hasta la escuela a converzar con el menor

 



Entre expertos y el niño campesino
Similitud de relatos es impresionante


La polémica sobre la existencia de otros seres en el universo es algo que se ha mantenido por mucho tiempo. Por una parte están aquellos que creen que si hay vida en otros planetas, yendo incluso más allá, al señalar que aunque una parte de la humanidad se niegue a aceptarlo, hace siglos que estos seres nos han visitado. Por otra, los incrédulos, que sostienen que jamás han visto nada y que no existe ninguna prueba concreta que permita avalar esta tesis. Cabe indicar que la polémica a la que hacemos referencia no es la que mantienen la gente común y corriente, sino aquella que sostienen expertos y en muchos casos científicos internacionales de reconocida trayectoria.

El preámbulo es sólo para tocar un punto que creemos importante de destacar, en especial ahora que un niño campesino vuelve a tocar el tema, afirmando incluso que él tienen contacto con extraterrestres.


Congreso internacional

Hace algunos meses se realizó en Chile el Primer Congreso Internacional de Ovniología. Al encuentro en Santiago asistieron destacadas personalidades internacionales del tema ovnis. En una reunión en la que participaron los principales exponentes chilenos, peruanos, brasileños y norteamericanos, pudimos conocer las últimas investigaciones que se han estado realizando. En la ocasión se habló entre otros temas de abducciones (cuando las personas supuestamente son raptadas por los visitantes del espacio), de los injertos de microships que estos seres habrían hecho en humanos y de la existencia de varias “razas” distintas dentro de los extraterrestres. Además se habló del poder telepático que los ET poseían, por intermedio del cual podían incluso paralizar a una persona.

¿Dónde está lo destacable de todo esto se preguntará usted? Simplemente, en que el pequeño Evaristo Amollado, en su relato, entrega una serie de detalles cuya similitud con lo señalado por sus expertos resulta, por decirlo menos, impresionante. No se trata de dar absoluto crédito a lo que dice el niño, sino de destacar este hecho que, no se puede negar, por lo menos llama la atención.
 

El caso de Evaristo en s un tema de conversación recurrente en la apacible localidad de Choshuenco

 

Recopilación: Arcchivos de Victor Toloza

CEIFAC Temuko

Agosto de 2016



Copyright ©  CEIFAC